Es una de las cuevas más grandes de Formentera con más de 350 metros de profundidad.

Dice la leyenda que el capitán de ladrones Vicent Pepa encontró escondite en las galerías de la cueva.

Texto: Josep Rubio | Fotografía: Alfredo Montero

Protagonista de leyendas e incluso de una película, la cueva de Sant Valero, situada en el litoral de levante del cap de Barbaria, entre las puntas des Pujolet y es Corb Marí, es una de las cavidades más grandes de Formentera, con una longitud de 355 metros. Es fácilmente localizable y su exploración no es compleja, aunque se debe realizar con la pertinente cautela: es recomendable seguir un cable guía e ir bien equipado, con buenas linternas. El acceso a la cueva es un poco más problemático y habrá que hacerlo a cuatro patas, pero a los pocos metros las galerías ya son más transitables.

Cuenta con dos aberturas al exterior y su boca más conocida, a poco más de una treintena de metros del mar, en la vertiente sur del Torrent de Sant Valero, literalmente parece la boca del lobo. La gruta, de origen cárstico, está formada por varias galerías horizontales de dirección NE-SO y cuenta con un cavidad interior de agua potable que años atrás fue utilizada por los vecinos de los alrededores. Según el historiador Joan Marí Cardona, en el s. XIV la cueva debió dar nombre a una gran área dentro de la cual se ubicó la capilla de Sant Valero o capilla de sa Tanca Vella, que actualmente puede visitarse en Sant Francesc.

El cineasta formenterense Alfredo Montero la eligió para rodar ‘La Cueva’ (2014) su largometraje de terror sobre unos jóvenes que se adentran en el interior de la cavidad y acaban viviendo una historia de supervivencia extrema, perdidos en las humedades y estrecheces de Sant Valero. El film se llevó la Biznaga a mejor película, actor y actriz en la sección Zonazine del Festival de Málaga. Premios ganados, literalmente, a costa de sangre, sudor y lágrimas para Montero y su equipo de rodaje, que pasaron semanas en el interior de la gruta, viviendo algunos episodios en los que sufrieron hipotermias, crisis de ansiedad, golpes, cortes y mucha suciedad.

Mientras los protagonistas de ‘La Cueva’ descubrieron un infierno en Sant Valero, el grupo de ladrones capitaneado por Vicent Pepa encontró refugio allí, según narra Joan Castelló Guasch en ‘Rondaies de Formentera’. Cuenta la leyenda que el bandido, hombre astuto e ingenioso donde los hubiera, asaltó con sus secuaces la casa de un gran señor de Ibiza y luego se escondió con el resto de la banda en la cueva de Sant Valero. Dicen que “mala gente hace mala procesión” y cuando sus hombres, cansados de estar ocultos y esperar el reparto del botín, quisieron matarlo, Vicent Pepa ya se lo había olido y se hizo escurridizo cueva adentro. Nadie supo nada de él nunca más, pero la leyenda dice que a los pocos días desapareció un pequeño llaüt en es Caló y que en Argel hubo un señor muy rico que ayudaba a todos los formenterenses e ibicencos que emigraron.

PARA SABER MÁS:

Enciclopedia d’Eivissa i Formentera

Rondaies de Formentera, Joan Castelló Guasch

________________________________________________________

PUBLICIDAD

www.proximoferry.com

¿Pensando en el próximo viaje?
Entra en www.proximoferry.com y compra tu
billete de ferry para moverte entre Ibiza y Formentera.

  • 811
  • 0