A derecha e izquierda, los rotativos pitiusos falsearon noticias para generar estados de opinión favorables.

Durante 90 años se editaron 50 publicaciones en las Pitiüses de las que la inmensa mayoría eran conservadoras.

Texto: Josep Rubio | Fotografía: Próximo Ferry

El término ‘noticias falseadas’ o su origen en inglés, ‘fake news’ hace referencia a un producto presentado con formato periodístico que informa de hechos falsos como si fueran verdad. Tiene como intención inducir al error y manipular las decisiones del destinatario, la mayoría de veces sirviéndose de estratagemas para activar los resortes más emocionales, si no viscerales. A pesar de que el término se ha popularizado en ámbito global, hasta el punto de que el diccionario Collins lo declaró palabra del año 2017, la proliferación de estas pseudo-noticias también la encontramos, desde hace más de 80 años, en las Pitiusas.

El doctor en historia Antonio Viñarás ha publicado los resultados de una basta investigación en el libro ‘Prensa y Radio en la Ibiza de la Segunda República’, una obra que nos acerca a la sociedad de Formentera e Ibiza de los años 30 y nos hace revivir los intereses y tensiones de los diversos sectores isleños, o al menos, su reflejo en los rotativos de la época.

Para entender los condicionantes de aquella prensa, el investigador subraya que desde 1846 a 1936 se editaron hasta 50 publicaciones en Ibiza, de las que la inmensa mayoría eran de tendencia conservadora o de ultraderecha y sólo cinco defendían postulados de izquierda y, además, tuvieron muy poca continuidad. Viñarás también indica que ese periodismo focalizaba su atención en Vila, y las noticias sobre Formentera o el campo ibicenco aparecían en formato reducido y de forma esporádica. Era una época en la que el analfabetismo afectaba amplios sectores de la sociedad y, de hecho, a principios del siglo pasado un 90% de la población rural ibicenca no sabía ni leer ni escribir. Pero se trataba de personas que no renunciaban a estar informadas, por lo que era común que se leyera la prensa en voz alta ante una pequeña audiencia, como se solía hacer en la barbería de Joan de na Dolores, en s’Alamera de Vila, concurrida por anarquistas.

En este contexto, entre espejos y sillones de barbero con aroma de loción masculina, podemos imaginar cómo se alzaba la voz y estallaban las risas cuando se leía uno de los artículos del Cultura Obrera. Este era un semanario vinculado a la CNT publicado desde 1919 en Mallorca, que a raíz de la sublevación franquista pasó a editarse en Ibiza durante el breve periodo republicano del verano de 1936. La supuesta noticia rezaba que se habían descubierto fotografías pornográficas en el palacio episcopal, ni más ni menos que en la residencia “de ese tal Antonio Cardona, obispo que fué de Ibiza”. El rotativo añadía, con ánimo vengativo: “y cuyo paradero se ignora, sin duda alguna huída por las montañas, Porque ya ni el poder de su dios cree”.

Ahora bien, si hablamos de fake news, la más notable e hiriente la publicaron diversos medios, según recopila Viñarás, entre los que se encuentran el derechista La Voz de Ibiza, dominado por los Matutes, y el moderado Diario de Ibiza, de tendencia conservadora pero leal al régimen republicano, como demostró rechazando el golpe de estado de Sanjurjo de 1932.

La noticia falseada, publicada poco después de que Franco hubiera sofocado, por medio de una cruenta represión, la revolución de Asturias de 1934, revelaba que 20 niños de esta zona minera, hijos de agentes de la Guardia Civil, habían sufrido la mutilación de los ojos a manos de los “salvajes de la revolución”. En La Voz del 26 de octubre de 1934 no se hizo ningún esfuerzo para ahorrar literatura: “Sus manecitas las llevan a los ojos como si quisieran quitarse alguna venda que les impida ver”. También se tomaba declaración a los niños, que clamaban ¿Quiénes son esas fieras que han venido a mutilarnos los ojos?” y el periodista incluso sermoneaba al lector: “Tú, obrero honrado, que aún guardas algún sentimiento de bondad […] ¿qué piensas de esta salvajada monstruosa, cometida por los que sueñan con un mundo […] más libre, más humano y más justo que el actual?”.

La actitud de los rotativos conservadores sobre esta noticia llegó a extremos delirantes, como el que relata el historiador, cuando Diario de Ibiza publicó en un mismo número la noticia falsa y el desmentido oficial emitido por la Guardia Civil informando que estos abusos nunca se habían producido.

Para saber más:

Prensa y radio en la Ibiza de la Segunda República, Antonio Viñarás y Domingo.

________________________________________________________

PUBLICIDAD

www.proximoferry.com

¿Pensando en el próximo viaje?
Entra en www.proximoferry.com y compra tu
billete de ferry para moverte entre Ibiza y Formentera.

  • 114
  • 0